lunes, 7 de abril de 2014

Evaluando en #ABPmooc_INTEF


Evaluar es difícil... y duro. Al menos evaluar bien. Por eso, las famosas sesiones de evaluación de institutos y colegios se suelen centrar en cuestiones sobre las relaciones familiares, sobre lo mal que lo hacen unos y lo bien que lo hacen otros, sin entrar en analizar qué estamos midiendo y si se puede medir mejor.
Fernando Trujillo ha publicado una interesante y oportuna entrada en el blog del curso #ABPmooc_intef sobre la evaluación, en este caso, entre pares. Ya hubo quejas en el #eduPLEmooc por el mismo motivo: no todos están conformes con la evaluación que se hace de sus tareas por parte de los compañeros de curso, sobre todo cuando no se hace en los comentarios ninguna mención a los posibles fallos o a su solución. En twitter lo hemos comentado esta misma tarde y nos ha hecho reflexionar a más de uno.
Después de darle vueltas al asunto, estas son mis conclusiones, no necesariamente definitivas:

  • Nos va bien a los profes que de vez en cuando nos evalúen y nos cuestionen nuestra labor.
  • Nos va bien a los profes pasar por el trance de ser evaluados sin que nos den explicación, al menos para que nos sintamos como nuestros alumnos cuando sufren lo mismo.
  • Nos va bien a los profes descubrir que hay profes que se molestan por hacer las cosas bien, aunque solo sea para aprender ellos mismos.
  • Nos va bien a los profes descubrir que hay profes descuidados (o claramente chapuceros) que difícilmente podrían exigir en el aula un mínimo de calidad.
Sin embargo, estamos en un curso abierto y masivo, además de cooperativo. Para colmo, se trata de un curso sobre Aprendizaje Basado en Proyectos, cuyo elemento definidor es que exige una evaluación de los procesos y no tanto de los resultados finales. Por ello, sorprende que las tareas se hayan de medir exclusivamente por una reflexión final, que no da cuenta del esfuerzo o desidia con que se ha realizado: esto es, un docente que se esfuerza, pero que es nuevo en esto de las TIC, puede entregar una tarea mucho peor acabada que otro docente más experto en estas lides que haya dedicado media hora a cumplir el expediente. Por ello, ante ese dilema, debo tomar las siguientes decisiones:
  • No voy a puntuar ningún criterio de ninguna tarea por debajo del 3.
  • Indicaré en los comentarios aquellos aspectos que sean a mi juicio mejorables.
  • Trataré de reforzar positivamente la labor de mis compañeros, siempre.
  • Cuando falte una parte imprescindible de la tarea, trataré de ponerme en contacto con el afectado antes de corregir.
  • En el caso de duda razonable a la hora de evaluar, me pondré en contacto con los supervisores.
Pero, sobre todo, a partir de este curso, me gustaría que todos pensásemos en los miles de alumnos que son evaluados negativamente sin ninguna explicación al respecto y sin ninguna indicación para mejorar. Si un curso voluntario como este levanta susceptibilidades, ¿cómo habrán de sentirse quienes depositan en nuestras evaluaciones el camino de sus vidas?

14 comentarios:

Ramón Paraíso dijo...

Buenísimo Toni! No puedo estar más de acuerdo! Es sorprende que en un curso de estas características no apliquemos una "evaluación responsable" aunque, como dices, está bien que recibamos nuestra propia medicina... Hablamos! Un saludo!

Blanca Huayna dijo...

Excelente tu análisis Tony, y que nos sirva de reflexión a todos los Maestros, para aplicar una evaluación formativa a nuestros alumnos que sea útil para mejorar sus aprendizajes y no para asustarlos y bajarles el autoestima, un abrazo

Clara Sil dijo...

Excelente reflexión, Toni. Creo que pusiste en palabras lo que muchos pensamos... por mi parte, estoy de acuerdo con tus apreciaciones y agregarìa que jamàs realizarìa una evaluación anónima (de hecho, siempre firmo y trato de twittear los trabajos para su difusión). Saludos

Transi Villar dijo...

Muy buena exposición sobre las evaluaciones en general y seguiré tu
propuesta de evaluación, me parece justa y acertada.Hoy me presentaron un ejercicio para corregir que no traía la url sino un codigo embed, no se que harían otros compañeros pero yo lo copie y lo lleve a mi blog para ver el ejercicio, era un buen trabajo. No se puede estar calificando sin ver los trabajos, como esta sucediendo.Creo que todos nos merecemos una evaluación justa pues dedicamos un montón de tiempo para realizar las actividades y es triste que la desidia de unos pocos haga decaer nuestro interés.
Gracias por tu gesto y un saludo.

Profesora: Silvia Vill dijo...

Genial!! éxitos para los próximos evaluadores!!

Edgar Devia Gongora dijo...

Vaya tarea la de ofrecer orientaciones mediante lo que conocemos como "evaluación". El principio de honestidad en el docente requiere de humildad para poder aprender a aprender y así dejar huellas en los que serán "evaluados".

Toni Solano dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. Con compañeros así, da gusto aprender :)

El blogger de Lengua del Arcas dijo...

Creo que se le está dando demasiada importancia al tema. La evaluación es importantísima para un buen aprendizaje, pero no confundamos una nota con el valor de un aprendizaje. Quizá la solución sería evitar la nota numérica y dejar sólo las valoraciones y reflexiones sobre la tarea. Pero también las negativas, que parece que ofenden a la persona y no se deben mezclar esos dos ámbitos: uno no es sólo lo que produce. Un saludo.

tutoblog dijo...

El dedo en la llaga. me sumo al compromiso.

ana abril dijo...

Me parece muy bien ya que segun revisé hay expertos en esto del ABP mientras otros estamos en pañales se supone estamos aprendiendo, como competir ante expertos es como que un alumno de octavo compita ante uno de sexto jamas estara al nivel del otro, ademas me parece acertado que si me evaluan deben indicarme recomendaciones para mejorar, disculpas pero es mi opinion...

Marcos Cadenato dijo...

Totalmente de acuerdo, Toni, en todas tus apreciaciones. Yo ya lo hice observar en el MOOC anterior del INTEF y tuve incluso un pequeño altercado verbal, pero bueno, cada cual sabe lo que hace y lo que dice...

M Luz Crespo dijo...

No es sencillo admitir nuestros errores sobre todo sí recibimos la evaluación de nuestros alumnos. En mi centro se lleva realizando desde hacie varios años y afortunadamente los resultados los recibimos de manera individual,lo que nos ayuda a reflexionar en silencio

Paola Andrea Dellepiane dijo...

Excelentes reflexiones Toni. Me hace pensar que el problema no es exclusivamente del diseño del instrumento de evaluación, como en este caso de la rúbrica sugerida en el ABPmooc, sino de la actitud consiente y criteriosa de quienes evaluamos.

Toni Solano dijo...

Gracias de nuevo a todos por comentar. Me parece que estos cursos evidencian al menos esos puntos oscuros de nuestra práctica docente, esos fallos que no siempre salen a la luz por la rutina del oficio.