viernes, 23 de mayo de 2014

Proyecto de investigación #ABPmooc_intef


En la última tarea de este singular MOOC se plantea la posibilidad de diseñar un proyecto de investigación a partir del prototipo de proyecto ABP diseñado hasta el momento. No es sencillo conocer de antemano la viabilidad de una investigación, sobre todo si además se hace sobre un prototipo, como lo es "20 años después...". Por ello, he optado por seguir el guion marcado por los tutores del curso para establecer esas líneas de actuación:



Como se puede comprobar en el documento, la hipótesis es que la alfabetización audiovisual y la mediática van de la mano si se trabajan adecuadamente los proyectos multimedia en el aula. Aunque en el proyecto se plantea la posibilidad de tener un grupo de control para monitorizar los resultados, en la vida real siempre hay grupos con los que comparar si se quiere. De hecho, la alfabetización mediática y audiovisual sigue siendo una gran olvidada en los centros educativos, cuando en teoría (y práctica) afecta a todas las áreas del currículo. La posibilidad de manejar corpus audiovisuales de calidad y comprobar el grado de comprensión en pases de aula hacen viable mi método de evaluación. Por otro lado, creo que el proyecto "20 años después...", que exige la puesta en marcha de competencias audiovisuales de todo tipo (lectura, creación, montaje, etc.), permite establecer un nivel adecuado de comparación con grupos que no hayan seguido esta metodología.

Por último, solo queda explicar la red de aprendizaje que sustenta el proyecto, como ya se esbozó en otra nota de este blog:


En la imagen se aprecia que hay una esfera interna ocupada por alumnado y docentes del centro o de otros lugares que puedan participar de manera colaborativa (de manera presencial o a través de las redes). En otra importante esfera, hallamos a las familias y demás agentes externos que pueden colaborar en la fase de cuentacuentos o en la organización de un pase de cortometrajes. Finalmente, también sería conveniente y deseable la implicación de la universidad, de fundaciones culturales o de centros cívicos que permitan situar el proyecto educativo en el contexto ciudadano más cercano, por supuesto, sin olvidar la promoción en las redes sociales o en eventos virtuales.

Para acabar, los agradecimientos en forma de tarjeta virtual los podéis encontrar en este mismo blog.