miércoles, 6 de noviembre de 2013

Agrupamientos y aprendizaje cooperativo




Ainscow (2004) establece diferencias entre el aprendizaje en grupo y aprendizaje cooperativo:
  1. En los grupos cooperativos hay una interdependencia positiva entre los miembros del grupo. Cada alumno se interesa por el rendimiento de todos sus compañeros y por el suyo propio. Esto no ocurre en las propuestas tradicionales de trabajo en equipo.
  2. En el aprendizaje cooperativo hay una responsabilidad individual y una corresponsabilidad entre los miembros del grupo, con respecto al trabajo a realizar. Esta característica tampoco se suele dar en el aprendizaje en grupo.
  3. La composición de los grupo de trabajo cooperativos es heterogénea, en contraposición a la del trabajo en grupo que suele ser homogénea.
  4. Las técnicas, estrategias y habilidades necesarias para desarrollar el trabajo en grupos cooperativos las enseña el profesor; en el trabajo en grupo se presupone que el alumno las posee.
  5. El trabajo cooperativo se realiza fundamentalmente en el aula bajo la supervisión del profesor, mientras que en el trabajo en grupo se realiza la mayor parte de él fuera del aula.

Por su parte, Johnson y Johnson (1999) sugieren las siguientes recomendaciones para planificar una clase con técnicas cooperativas:
  1. Tomar decisiones antes de dar instrucciones. Antes de cada sesión, el profesor formula objetivos, decide el tamaño del grupo, determina el método a seguir y prepara y organiza el material necesario para realizar el trabajo.
  2. Explicar la actividad. En cada sesión el profesor debe explicar la actividad, los criterios de evaluación y las actitudes esperadas en los alumnos.
  3. Supervisar e intervenir. En cada sesión debe orientar a los grupos y lograr la comprensión de los contenidos a aprender.
  4. Evaluar. Tanto el profesor como los estudiantes evaluarán el trabajo realizado por el grupo.
Fuente: Grupos cooperativos (Univ. Sevilla)

Existe una gran diversidad de métodos de trabajo en grupo, de técnicas de dramatización y de técnicas de motivación. No obstante, conviene tener siempre en cuenta qué destrezas queremos desarrollar y cuáles son los criterios con los que vamos a evaluar. Un enfoque comunicativo no es más eficaz por utilizar agrupamientos, sino por combinar los aprendizajes individuales y colaborativos en la justa medida en que lo requiera una tarea o proyecto.
Por otro lado, es interesante señalar que las TIC han proporcionado a los docentes unas herramientas muy interesantes para introducir el aprendizaje cooperativo en sus metodologías. Estas nuevas tecnologías permiten la interacción y la colaboración más allá del espacio físico del aula. El e-learning, el m-learning o el u-learning tratan de contemplar también estos modelos de aprendizaje entre iguales.



Para saber más: