martes, 26 de noviembre de 2013

Trabajando la oralidad



¿Se corresponde el uso real del registro oral con el tiempo dedicado en la Escuela a su aprendizaje? Si observamos el día a día de una escuela o de un instituto no parece que se respeten esas proporciones del gráfico. Tal vez la dependencia metodológica del libro de texto ha generado prácticas educativas centradas en lo escrito, relegando la oralidad a sesiones marginales de debate o de interacciones puntuales.

Montserrat Vilà establece seis criterios para enseñar lengua oral en la Educación Obligatoria (descargar documento en leer.es)

1. Centrarse en el aprendizaje de la oralidad formal: el aula es un espacio formal.
2. Definir lo que los alumnos van a aprender a través de cada práctica oral: la competencia oral.
3. Pensar antes de hablar: la planificación de las intervenciones orales.
4. Organizar los contenidos de aprendizaje mediante secuencias didácticas. 
5. Diseñar las prácticas discursivas orales del alumnado: un espacio ritualizado y una escucha focalizada.
6. Conseguir un buen clima de aula: una relación social equilibrada entre la autoridad y la complicidad con el alumnado. 

Tradicionalmente, el uso de actividades basadas en la lengua oral ha estado limitado al contexto del aula, tanto para su producción como para su recepción. La aparición de nuevas tecnologías ha proporcionado herramientas que permiten un desarrollo más fácil y eficaz de la lengua oral, mediante la grabación y difusión de producciones multimedia. Las TIC se convierten así en un elemento fundamental del desarrollo comunicativo, especialmente a través de podcast y vídeo.


Las producciones orales de alumnos pueden grabarse en audio o en vídeo. Las plataformas de vídeo más conocidas son Youtube, Teachertube o Vimeo. Algunos sitios interesantes para encontrar podcasts o para subir archivos de audio:
Para saber más: